El diagnóstico de TDAH en niños y adolescentes se ha disparado sobre todo la última década, asegura la universidad, un hecho que algunos especialistas atribuyen no solo a que haya más conciencia y más herramientas para detectar esta patología, sino también a un sobrediagnóstico.

En opinión de las profesoras de Pscología y Educación de la UOC, Amalia Gordóvil y Noemí Guillamón, “muchas veces se coloca a un niño la etiqueta de TDAH, cuando realmente es solo un niño intranquilo”.

Entre los síntomas que se asocian al TDAH en niños y adolescentes la UOC destaca:

  1. Dificultad de concentración.
  2. Incapacidad para seguir órdenes e instrucciones.
  3. Muestras de impaciencia.
  4. Escasa tolerancia a la frustración.

Sin embargo, desde la UOC destacan que no bastan solo estos síntomas para diagnosticar el TDAH en niños y adolescentes. Según explica la universidad, para llegar a este diagnóstico es necesario que estos comportamientos sean muy repetitivos, intensos y que se manifiesten en más de un ámbito.

Desde la UOC insisten en que los casos de TDAH en niños y adolescentes han aumentado en los últimos años. En Cataluña, un informe del Departamento de Salud correspondiente a 2013, señala que ese año fueron atendidos 13.738 niños con TDAH en los centros de salud mental y juvenil. Esta cifra supone el 23,46% del total de niños atendidos en estos centros.