Poder ofrecer un apoyo psico-oncológico de calidad es uno de los retos que tiene España por delante. Tal y como ha reconocido Ricardo Cubedo, el problema es que ahora este apoyo lo ofrecen asociaciones de pacientes que no tienen medios. Cubedo es oncólogo del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Madrid.

Así lo ha reconocido en Los Desayunos Informativos de MedsBla. “El problema de las asociaciones de pacientes y el apoyo psico-oncológico es que la asociación no puede pagar a este profesional”.

Según denuncia este especialista en Oncología, el apoyo psico-oncológico en España se sostiene en el “buenismo” del psicólogo que colabora. En muchas ocasiones, de forma gratuita. Ricardo Cubedo afirma que, muchas veces, este psicólogo a los 3 meses se ha quemado. A su juicio, el apoyo psico-oncológico “está fenomenal”, pero “hace falta un profesional formado y contratado”. “La mayoría de lo que hay de psico-oncología en España va por el otro lado”, denuncia. “Por eso”, sentencia, “el apoyo psico-oncológico es malo, porque hay muy poquitos profesionales que estén contratados”.

Con respecto a la especialidad, Ricardo Cubedo ha reconocido que la Oncología es complicada. El oncólogo ha destacado que fuera de España hay una distinción muy clara. Se sabe quien trabaja en un hospital comunitario y quien trabaja en uno universitario. El que trabaja en un hospital universitario tiene menos carga de trabajo en el ámbito asistencial y más tiempo para dedicar a la investigación.

La información al paciente, uno de los puntos delicados

Uno de los puntos delicados de la especialidad es la información, según Cubedo. “La Medicina cada vez es más difícil de explicar porque cada vez es más complicada”. El oncólogo ha indicado que no es lo mismo explicar un tratamiento de quimioterapia que uno con anticuerpos. “La gente ya tiene un concepto de lo que es la quimioterapia. Sin embargo, con los anticuerpos tienes que empezar desde el principio”, detalla.

Por otro lado, hay una noción “un poquito desviada” de que el paciente tiene que saberlo todo, denuncia el oncólogo. “Muchas veces”, asegura, “tienes que entrar en explicar qué es un anticuerpo, cuando la mayoría de la gente quiere otra información”. Esta situación también se debe a que fallan los médicos, asume Cubedo. “A veces pensamos que tenemos que dar más información técnica de la que sería necesaria”, continua.

Preguntado sobre los nanofármacos, este especialista considera que no debería haberse hablado tanto de una tecnología. A su juicio está en una “fase muy precoz de desarrollo”. Creo que es mejor no decir absolutamente nada hasta que no sea algo que esté avanzado.

El ‘»caso Baselga» daña la imagen pública, no la investigación

En opinión de Ricardo Cubedo, el caso de Josep Baselga no daña la investigación en España, sino la imagen pública. “Lo que ha hecho Baselga lo hacemos todos continuamente”, subraya. Es complicado contabilizar los cursos que se ofrecen en diferentes lugares y financiados por la industria farmacéutica, explica el oncólogo del Hospital Universitario Puerta de Hierro de Majadahonda (Madrid).

Este especialista asegura haber leído “absolutas barbaridades” sobre este tema y reconoce que la idea que ha cundido es que está cobrando dinero por decir falsedades respecto a fármacos que no funcionan y que el dice que sí. “Esto no pone en tela de juicio el artículo que está publicado y al que todo el mundo puede acceder”, añade. “Otra cosa es que luego”, continua Cubedo, “en la literatura gris él favorezca más un fármaco o una estrategia de tratamiento de la cual está cobrando”. “Probablemente esto sea así, pero eso sucede en todos los ámbitos”.

El oncólogo aclara que este proceso no debe entenderse como “lo hace porque le pagan”. “Es más fácil que eso: la compañía farmacéutica le paga al que ya está previamente convencido”, afirma. En mi caso, por ejemplo, hay aspectos sobre el sarcoma sobre los que jamás me van a invitar a dar una charla porque la empresa farmacéutica ya sabe que no soy partidario.