La revisión ha analizado los ensayos controlados aleatorios recogidos en el registro de ensayos del Grupo Cochrane de Esquizofrenia entre agosto de 2009 y abril de 2014. Se tuvieron en cuenta ensayos controlados aleatorios en los que se comparaba el uso de los antiglucocorticoides y los fármacos relacionados con placebo en pacientes diagnosticados de psicosis o en aquellos con alto riesgo de padecer este trastorno.

Los investigadores incluyeron 11 estudios que asignaron al azar a 509 pacientes con esquizofrenia, trastorno esquizoafectivo o depresión psicótica. Al comparar el uso de antiglucocorticoides con el de placebo como tratamiento único, no se encontraron diferencias en la respuesta de uno y otro grupo. Los síntomas depresivos fueron parecidos en los dos grupos y aquellos que recibieron antiglucocorticoides tuvieron efectos adversos similares a los que recibieron placebo.

Cerca de un 3% de la población sufre trastornos psicóticos. Este tipo de trastornos pueden generar niveles altos de discapacidad, lo cual conlleva un problema económico y social significativo desde el punto de vista de la salud pública. El aumento del cortisol es una de las causas más comunes para desarrollar un trastorno psicótico. Los fármacos antiglucocorticoides reducen los efectos del cortisol, de ahí que puedan ser útiles para tratar a pacientes con depresión psicótica y trastorno bipolar. Asimismo, las situaciones de estrés pueden llevar a este tipo de trastornos, ya que pueden desencadenar un incremento del cortisol.