El 77,8% de los riojanos considera que la pérdida auditiva puede desencadenar problemas de autoestima y depresión y, más de un 66% cree que la sordera conduce al aislamiento social. Según el estudio, elaborado por los centros auditivos GAES, un 83% de los encuestados reconoce que dedica poca atención a su salud auditiva y solo el 16,7% dice acudir a revisiones auditivas periódicas.

Los datos de este análisis que recoge la agencia EFE muestran que el 17% de los riojanos considera que su audición no es óptima. Aun así, más del 22% admite escuchar música a volúmenes elevados y el 16,7% reconoce que no modera el ruido de su televisor. Además, en La Rioja, un 17% de la población dice trabajar en un entorno ruidoso, donde un 72% se ve incapaz de concentrarse.

Estos malos hábitos en la población adulta se trasladan también a la población infantil, ya que solo el 7,7% de la población riojana revisa la audición de sus hijos de forma regular. Un 69% acude al especialista cuando el menor presenta alguna molestia y más del 23% nunca los ha llevado al otorrinolaringólogo. La campaña itinerante Oír bien, te sienta bien ha estado recorriendo Logroño para paliar esta situación.

El objetivo de la unidad móvil es informar a la población sobre salud auditiva y conseguir que las visitas periódicas al especialista se conviertan en una prioridad, sobre todo para las personas de mediana edad o mayores de 55 años, ya que son uno de los grupos más afectados por la pérdida de audición. “La sordera es ya la tercera afección en importancia después de la artrosis y la hipertensión y afecta a gente de todas las edades, que ven condicionada su calidad de vida”, resume el responsable de GAES en La Rioja, José Millán.