Un estudio ha constatado que el ambiente emocional del paciente psicótico es clave en la efectividad del tratamiento. La investigación, liderada por la UNIR (Universidad Internacional de La Rioja), se ha centrado en los procesos psicológicos de los cuidadores de familiares y ha detectado que, ayudar a las familias a comprender mejor la situación del enfermo les ayuda a resolver cuestiones relacionadas con la culpa y la pérdida.

Tal y como informa la agencia SINC, la normalización de los trastornos mentales sigue siendo una tarea pendiente. El desconocimiento, explica, puede llevar a crear un ambiente emocional del paciente psicótico caracterizado por las actitudes emocionales negativas hacia el propio paciente. En estos casos puede, incluso, atribuírseles el origen del problema.

Emoción expresada del cuidador al paciente

El concepto de emoción expresada (EE) es uno de los más influyentes en las investigaciones psicosociales. La EE se refiere, explica SINC, a las actitudes emocionales que una persona dirige a su familiar enfermo, convirtiéndose en una forma de medir la temperatura emocional en el contexto en el que conviven.

En el ambiente emocional del paciente crónico aspectos como la crítica, la hostilidad o la sobreimplicación se relacionan con las recaídas, asegura este estudio. En concreto, la investigación de la UNIR ha analizado una muestra de 78 familiares de pacientes, 41 de personas en riesgo para la psicosis y 37 de pacientes que han padecido sus primeros episodios psicóticos.

El estudio identificó que cuando la crítica y la sobreimplicación están presentes en el ambiente emocional del paciente psicótico es frecuente que los familiares experimenten ansiedad y depresión. Los autores del estudio descubrieron que, a medida que la enfermedad progresa y los síntomas se hacen francos, los familiares critican menos la forma de comportarse de los pacientes, haciéndoles menos responsables de dichos síntomas.

La autora principal del estudio, Cristina Medina-Pradas concluye que para garantizar un ambiente emocional adecuado las intervenciones familiares deben ser una prioridad. Esta terapia debería dirigirse a proporcionar apoyo psicológico e información adecuada para que los familiares puedan afrontar mejor y abordar adecuadamente los desafíos del trastorno