El extracto de azafrán que se comercializa puede mejorar los síntomas depresivos en adolescentes de entre 12 y 16 años, de acuerdo con un estudio realizado por investigadores de la Universidad Autónoma de Madrid (UAM), en colaboración con la Universidad de Murdoch (Australia) y la empresa Pharmactive Biotech. Los resultados del trabajo se han publicado en Journal of Affective Disorders.

Según ha informado la universidad española, participaron en el estudio 80 adolescentes australianos con síntomas moderados e intermedios de depresión y ansiedad, de los cuales concluyeron 68. A una parte de ellos se les administró durante 8 semanas Affron®, un nutracéutico con extracto de azafrán desarrollado por la farmacéutica citada. Estos mostraron mayores mejoras en los indicadores de depresión, fobia social y ansiedad que el grupo de control.

“El grupo de adolescentes tratados con el extracto mostraron de media un 33% de reducción total de los síntomas, comparado con el 17% de mejora del grupo placebo. Por otro lado, un 37% de los jóvenes experimentaron una reducción significativa de los síntomas, comparado con el 11% de los jóvenes del grupo placebo”, apuntan los investigadores.

Desde la perspectiva de los padres, se observador igualmente diferencias significativas en la reducción de los síntomas del grupo tratado con el extracto de azafrán en comparación con el placebo durante el tiempo de tratamiento. Así, se registraron mejoras del 40% en el grupo de tratamiento frente a mejoras del 26% en el grupo de control.

Varios autores han descrito con anterioridad los principios activos del azafrán, llamados lepticrosalides, que son inhibidores de la recaptación de neurotransmisores relacionados con el estado de ánimo, fundamentalmente serotonina, dopamina y noradrenalina. Las personas con depresión presentan un elevado estrés oxidativo, de manera que la ingesta de antioxidantes externos puede ayudar a prevenir los síntomas relacionados con esta enfermedad.