El trabajo tenía como objetivo evaluar el efecto del ejercicio en los síntomas de la esquizofrenia y en la calidad de vida de los pacientes con esta enfermedad. Para este fin, diseñaron un estudio ciego aleatorio con una muestra de 34 pacientes.

Los participantes se dividieron en 3 grupos. Uno de ellos realizó ejercicios de resistencia, otro realizó ejercicio concurrente y otro constituía el grupo de control. Se evaluaron los síntomas de esquizofrenia, la calidad de vida y la fuerza, entre otras variables.

Después de 20 semanas de entrenamiento, los 2 grupos que habían realizado ejercicio vieron cómo mejoraban sus síntomas de esquizofrenia. Además, los pacientes que hicieron ejercicio de resistencia mostraron menos síntomas psicóticos a las 10 semanas.

El ejercicio de resistencia también mejoró la calidad de vida de los pacientes con esquizofrenia. Igualmente, el entrenamiento aumentó la fuerza muscular de los enfermos. En el grupo de control no se observaron cambios durante el periodo que duró el estudio.