Nagore Izaguirre cree que estamos en una sociedad mucho más individualista.

“Vivimos en una sociedad en la que una persona no puede estar triste”. Así lo afirma Nagore Izaguirre, médico residente en Psiquiatría del Hospital La Princesa de Madrid. Esta residente ha resumido una de las tendencias que aprecia en la sociedad actual. Según señala consiste en psiquiatrizar problemas propios de la vida como la pérdida de un ser querido. Nagore Izaguirre ha participado en Los Desayunos Informativos de MedsBla. Izaguirre ha explicado que “estamos en una sociedad mucho más individualista. Una persona en lugar de recurrir a la familia o amigos para desahogarse, prefiere acudir al psiquiatra”.

Esta residente afirma que desde el área de Psiquiatría se intenta frenar estos casos. Sobre la concepción que se tiene de la atención a la salud mental y de la necesidad de recurrir al psiquiatra en España, Nagore Izaguirre distingue 2 opciones. “Por un lado”, explica, “hay personas que consideran que el psiquiatra trata a los locos y yo no estoy loco”. Por otro, existe otra vertiente que tiende a la psiquiatrización de todo lo que ocurre. “Vivimos en una sociedad en la que una persona no puede estar triste”, ha lamentado la psiquiatra.

Trabajo psicoterapéutico

Izaguirre cree que la situación de la salud mental en España difiere en cada comunidad autónoma. “Mi experiencia es en Madrid y tengo la sensación de que aquí el tiempo de atención para cada paciente es escaso. Hay pacientes que son más rápidos y a los que solo hay que ajustarles la medicación. También existen otros que requieren más trabajo psicoterapeútico que no solucionamos con la media hora que tenemos por paciente”, denuncia.

No solo es escaso el tiempo que hay por paciente, sino también la frecuencia de citas, critica esta residente. “La carga asistencial que hay es importante e igual solo ves al paciente una vez al mes”. “El tiempo es importante, pero en un trabajo psicoterapéutico es muy importante la frecuencia”, añade. En el caso de los pacientes más graves hay que intentar verlo con mayor frecuencia para evitar el ingreso y poder manejarlo ambulatoriamente, asegura. “En ocasiones tienes que estar haciendo maniobras entre paciente y paciente para poder verlo”, reconoce.

El psicólogo, filtro en Atención Primaria

Entre las medidas que ha destacado Nagore Izaguirre se encuentra la impulsada por la Comunicad de Madrid. Tal y como explica, Madrid ha puesto en marcha una medida para mejorar la atención a la salud mental que consiste en la incorporación de psicólogos en Atención Primaria para que sirvan de filtro. La psiquiatra ha reconocido que en ocasiones el médico de Atención Primaria se ve obligado a derivar a Psiquiatría enfermos que podrían manejarse en el centro de salud, “pero es que el médico de familia solo tiene 6 minutos por paciente”.

Sobre la importancia de la terapia farmacológica y la psicoterapia, esta especialista reconoce que muchas veces se recurre al fármaco porque no disponen del tiempo necesario para realizar una psicoterapia adecuada. Nagore Izaguirre considera que esta situación se ha heredado del pasado cuando el enfermo mental era ingresado en un psiquiátrico donde se le medicaba en exceso.

Este modelo no velaba por la reinserción del paciente psiquiátrico, critica la psiquiatra. “Consistía en medicar y tenerlos tranquilos”. “La gente tiene esta idea”, asegura. Las personas llegan a la consulta pensando que el psiquiatra es para los locos, añade. “Creo que con la menor medicación posible y con una atención más dirigida a la psicoterapia se pueden alcanzar muy buenos resultados”, concluye.