La eficacia de la terapia conductual ha sido defendida por la psicóloga valenciana Amparo Calandín que considera que “algunos problemas que requieren atención psicológica se resuelven mejor mediante este tipo de terapia que con psicofármacos”. Tal y como ha asegurado a la agencia EFE, “la terapia cognitivo conductual es más eficaz que muchos psicofármacos a medio y largo plazo”.

La terapia cognitivo-conductual se basa en que el problema se mantiene porque existen conductas que se hacen de forma inadecuada, explica esta especialista. La eficacia de la terapia conductual está comprobada para los trastornos de tipo emocional como la ansiedad y la depresión. Asimismo, puede emplearse en problemas de bloqueo personal, añade.

Las personas que acuden a tratarse con terapia conductual suelen presentar problemas cotidianos o trastornos mentales no graves. Uno de los problemas que han puesto en duda la eficacia de la terapia conductual según esta especialista es el intrusismo profesional. La psicóloga valenciana destaca que los entrenadores personales o coaches son personas sin una carrera en Psicología ni preparación, y aun así trabajan con personas las emociones o la conducta.

Calandín reconoce que, a pesar de que está comprobado que la terapia cognitivo-conductual o su combinación con los fármacos es “más eficaz” que la terapia con psicofármacos a medio o largo plazo, ese tratamiento combinado “no es el que se está facilitando”. La especialista concluye que los psicofármacos son necesarios cuando hay que equilibrar neurotransmisores, hormonas y factores internos, pero en otros casos “solo se deben cambiar las conductas”.