El riesgo de padecer un trastorno psiquiátrico es 3 puntos mayor en personas con espondiloartritis axial, lo que significa que un 70,4% de mujeres y un 60,6% de hombres están en riesgo de sufrir problemas de salud mental asociados a enfermedades inflamatorias. Así lo han advertido la Coordinadora Española de Asociaciones de Espondiloartritis (CEADE) y el Grupo para el Estudio de la Espondiloartritis de la Sociedad Española de Reumatología (GRESSER) en una nota de prensa.

Según el trabajo de ambas asociaciones, en colaboración con la Universidad de Sevilla y el Instituto Max Weber, hasta un 45% de los pacientes con espondiloartritis presenta riesgo de depresión “como consecuencia de la cronicidad y el impacto de síntomas como la pérdida de la movilidad, el dolor crónico o el agotamiento físico en la vida diaria”. La afectación mental será mayor conforme mayor sea el grado de actividad de la enfermedad.

Los resultados del General Health Questionnaire de Goldberg (GHQ-12) muestran, además, que el riesgo es mayor entre las mujeres y los pacientes jóvenes. Así mismo, el estudio muestra que 3 de las 5 patologías concomitantes más usuales entre estos pacientes tienen que ver con alteraciones psicológicas. Así, por ejemplo, el insomnio se relaciona estrechamente con el dolor de la enfermedad.

Afortunadamente, señalan, los pacientes con espondiloartritis reciben mayor atención psicológica y/o psiquiátrica (21,1%) que la población general (4,6%). Además, la importancia de los factores psicológicos en pacientes con dolor crónico y limitaciones físicas se va haciendo cada más evidente, celebran. “Comorbilidades como la ansiedad y la depresión tienen un alto impacto en la respuesta al tratamiento”, recuerdan. “Se ha demostrado que son factores mediadores entre los niveles de actividad de la enfermedad y las limitaciones funcionales”.