El trabajo tenía como objetivo las variables psicológicas asociadas a la práctica competitiva de pádel, incluyendo la motivación, la autoeficacia y la ansiedad, entre otros factores. Participaron 42 jugadores, 13 de los cuales eran mujeres. Todos ellos respondieron a la Escala de Motivación Deportiva, la Escala de Autoeficacia General y la Social Physique Anxiety Scale.

La frecuencia de competición predijo la motivación de los deportistas; variables como los años de práctica, el nivel o el sexo de los jugadores de pádel se excluyeron. La puntuación total en la Escala de Motivación Deportiva fue de 6,75. Respecto a los componentes incluidos en la escala, se asoció la frecuencia de competición asocia de forma significativa tanto con la motivación intrínseca como con la extrínseca, pero no con la motivación.

Según los autores, la alta motivación de los jugadores de pádel se puede explicar por su facilidad de aprendizaje, el fácil acceso a instalaciones y su carácter lúdico y social. Esto, aseguran, convierten a este deporte en una herramienta “muy útil” para promover la actividad física y los hábitos saludables.

Asimismo, los investigadores destacan la importancia de las estrategias psicológicas dirigidas a aumentar la motivación de los deportistas, con el fin de incrementar el compromiso y la adherencia competitiva en el pádel. Otros factores como la ansiedad o la autoeficacia quedan en un segundo plano.