De acuerdo con el estudio, la psilocibina ha resultado efectiva en aquellos pacientes con depresión severa en los que otros tratamientos habían fallado. La psilobicina es un alcaloide profármaco que produce alucinaciones y reduce la inhibición. El estudio, liderado por el Imperial London College, reclutó a 12 pacientes con depresión que habían rechazado los tratamientos convencionales.

Los investigadores les suministraron 2 dosis de psilobicina y descubrieron que después de una semana todos habían mejorado su estado de salud y dos tercios de los pacientes no presentaban síntomas depresivos. Asimismo, 3 meses más tarde, 5 pacientes no tenían ningún síntoma. Inicialmente, los investigadores administraron una dosis leve para garantizar la seguridad de los pacientes.

El doctor Robin Carhart-Harris, uno de los investigadores del estudio, ha explicado a ZeeNews que “estas experiencias con la psilobicina llegaron a ser muy profundas para algunos pacientes que manifestaron haber vivido experiencias místicas y espirituales”. Pese a que este hallazgo ha sido bienvenido por la comunidad científica, los investigadores señalan que debe ser considerado con cautela. “Los resultados son prometedores, pero no convincentes”, han remarcado, de ahí que vayan a ampliar los resultados con nuevos ensayos para examinar mejor el potencial terapéutico de la psilobicina.