Según el grupo hospitalario, un 16% de la población española lleva a cabo algún tratamiento con psicofármacos. Por otro lado, los pacientes psiquiátricos presentan un mayor riesgo de padecer enfermedades cerebro- y cardiovasculares.

“Por estas 2 razones, cada vez más los profesionales de la psiquiatría se encuentran con pacientes en los que es necesario prestar atención a la salud física”, señalan desde HM Hospitales, a cuya jornada ha contado con la colaboración de la compañía biomédica Pfizer.

“Uno de los retos más importantes de la atención psiquiátrica actual es el de un mejor abordaje de los pacientes polimedicados, para minimizar tanto las interacciones entre medicamentos, como sus posibles efectos adversos”, ha apuntado Luis Caballero, jefe de dicho servicio y coordinador de la jornada.

Presente y futuro

En la reunión también se ha abordado la situación actual de la asistencia psiquiátrica en la sanidad privada española y los cambios que serían necesarios. En ese sentido, el director médico del Hospital Universitario HM Puerta del Sur, Santiago Ruiz de Aguiar, ha apostado por incluirla en los hospitales generales.

“Las unidades de pacientes psiquiátricos agudos deben incluirse en la estructura de un hospital general para prestar atención tanto a los aspectos psiquiátricos como a la atención física del paciente”, ha afirmado, recordando que con mayor frecuencia que la población general los pacientes psiquiátricos sufren enfermedades cardio y cerebrovasculares.

Por ello, el psiquiatra debe conocer las interacciones medicamentosas más relevantes que pueden influir en el estado de salud de sus pacientes. “Este es un hecho fundamental, ya que algunas de las interacciones pueden disminuir la eficacia de los tratamientos o provocar toxicidad importante”, ha subrayado.