Un total de 150 menores se han beneficiado a lo largo de 2016 de esta actividad que se basa en potenciar las habilidades y destrezas de cada paciente para alcanzar el máximo grado de autonomía. En el desarrollo de la terapia grupal intervienen especialistas en Psiquiatría, psicólogos clínicos, enfermeros y terapeutas ocupacionales.

La terapia grupal constituye, además, un tratamiento personalizado para cada paciente, que permite un seguimiento individual en la evolución de cada menor. En estos momentos, el hospital malagueño dispone de 3 grupos terapéuticos con periodicidad quincenal para un total de 34 adolescentes de entre 12 y 17 años, diagnosticados de trastorno generalizado del desarrollo.

Mejorar su sociabilización es otro de los retos

El centro también lleva a cabo un programa de actividades extrahospitalarias con el objetivo de fomentar el desarrollo de destrezas y habilidades para el logro de la autonomía personal, poniendo en práctica las habilidades aprendidas en las sesiones de terapia grupal. Otro de los objetivos es reforzar las actividades de socialización en distintos contextos.

Por otro lado, el Hospital Virgen de la Victoria lleva a cabo, también con periodicidad quincenal, 2 grupos con niños de 10-13 años, en los que se desarrollan actividades encaminadas a mejorar la comunicación, la interacción social, la relajación, el autocontrol y las diferentes funciones ejecutivas.

El centro malagueño también ha puesto en marcha 4 grupos psicoeducativos con los padres para ampliar el conocimiento del trastorno, ayudarles a identificar dificultades y habilitar pautas en el manejo del mismo en el ámbito familiar y en el domiciliario. Los profesionales del centro también colaboran con los padres a la hora de detectar una posible sobrecarga familiar y ofrecen apoyo emocional a todos los miembros de la familia.