El paciente con agorafobia tiene miedo al miedo.

El paciente con agorafobia sufre en Mallorca. Según datos registrados hasta julio de 2019, un total de 23.199.952 personas visitaron los aeropuertos de las Islas Baleares. En un solo sábado de la época estival, 13.369 cruceristas paseaban plácidamente por las calles de Palma. Mientras, el paciente con agorafobia piensa: “No puedo escapar, no tengo a nadie que me ayude y tengo miedo de hacer el ridículo”.

La psicóloga del centro Mentalment Elisabeth Rigo ha explicado a la agencia EFE que el verano es propicio para agravar los síntomas del paciente con agorafobia. Ansiedad, angustia, vergüenza, pánico a salir a la calle e intentar evitarla durante ciertas horas son los principales problemas de quienes lo sufren. Y Mallorca, en verano, está llena.

“Al pasear por la calle hay muchísima más gente, el autobús está a tope, cualquier evento al que vas está lleno”. Elisabeth Rigo.

Luego, la psicóloga precisó que el calor y la humedad del verano provocan que la gente se agobie más y que tenga una mayor probabilidad de marearse. El verano, dijo, es “claramente más difícil en Mallorca” debido a la cantidad de gente que hay por todas partes.

Cómo diagnosticarla

Los síntomas aparecen, principalmente, en la adolescencia tardía o entre los 25 y los 30 años, y predomina en mujeres. Tal y como resumió la especialista, para diagnosticar bien a un paciente con agorafobia, hay que analizar varios factores. Entre ellos:

  1. Si el trastorno se produce durante más de 6 meses.
  2. Si hay 2 o más episodios de desmayo en público.
  3. Si se sufren ataques de ansiedad.
  4. Si existe imposibilidad para salir solos, conducir, viajar en transporte público o visitar sitios con aglomeraciones.

Desde la OMS señalan que 2 de cada 3 personas con problemas mentales no pide ayuda. En muchos casos, según Riga, es porque no saben lo que tienen o por miedo al estigma. Esto hace que el paciente con agorafobia llegue a normalizar su problema como si fuera un estilo de vida.

“No es solo miedo a espacios abiertos. También a espacios cerrados en los que veo que no voy a poder escapar o que va a haber mucha gente y me voy a agobiar”, dijo la experta.

Tratamiento

La psicóloga sostiene que el tratamiento que se usa  es el conductual. En la primea etapa, se enseña a tolerar la ansiedad con técnicas adecuadas de relajación y respiración. Después, explicó que se trabajaban los pensamientos para no adelantarse a ellos y crear una visión catastrófica.

Miedo al miedo

Por su parte, la presidenta de la Asociación de Agorafobia de Mallorca, Isabel Llauradó, dijo que el paciente con agorafobia contacta con ellos por desesperación. Las personas que contactan con la asociación es porque ya no saben cómo gestionar su vida, según resumió la también psicóloga. “Es muy importante que cuando la gente llama desesperada tenga a alguien que le escuche”, concluyó.

“En algunos casos la gente se cierra a salir”, lamentó la especialista. A continuación, añadió que el paciente con agorafobia tenía miedo al miedo. “Para mí lo importante es que nosotros nos entendemos, el contacto y la empatía”, destacó.