El suicidio es la principal causa de muerte en el mundo, de ahí que las Apps para evaluar el riesgo de suicidio se hayan desarrollado vertiginosamente en los últimos años.

Sin embargo, hasta el momento se desconocía si éstas contaban con el respaldo científico suficiente o incluso si proporcionaban contenidos nocivos. Este ha sido, precisamente, el objetivo de la revisión publicada por PLOS ONE.

Para ello, los investigadores analizaron el contenido de las Apps disponibles tanto en Android como de iOS. Se identificaron 123 Apps relacionadas con el suicidio y 49 de ellas contenían al menos una función de prevención del suicidio interactiva. La mayoría de las Apps para evaluar el riesgo de suicidio se centraban en obtener el apoyo de familiares y amigos y un plan de seguridad.

Las aplicaciones tendían a centrarse en una única estrategia de prevención del suicidio, destaca la investigación, aunque permitían acceder a más técnicas a través del plan de seguridad. Asimismo, se identificaron contenidos potencialmente nocivos como alentar conductas de riesgo en momentos de crisis.