Los pacientes deportistas medicados por trastorno bipolar y comorbilidades necesitan que se valore el Código Mundial Antidopaje (CMA) y la Lista de Prohibiciones de la Agencia Mundial Antidopaje (WADA). Las razones no son otras que plantear unas consideraciones éticas y que los médicos conozcan la problemática a la hora de prescribir medicación a pacientes deportistas profesionales. Estos deberían hacer un listado de los fármacos y de la medicación prohibida, permitida y restringida según la Federación Internacional y las distintas organizaciones olímpicas, tal y como recogen en Apunts, Medicina de L` Esport.

El estudio señalado plantea como objetivo la intervención farmacológica del acierto terapéutico, es decir, en obtener la mayor eficacia posible con los menores efectos adversos. Para ello, estudian 3 casos hipotéticos: el TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) comórbido, el dolor y el temblor secundario al litio. En los pacientes deportistas, el trastorno bipolar puede complicarse por las comorbilidades asociadas y por la medicación precisa y para contrarrestar los efectos adversos.

TDAH, dolor y temblores

Según el estudio, la polifarmacia óptima puede maximizar el resultado terapéutico, pese a que podría originar un debate por las consideraciones éticas que implica en los deportes de competición. El CMA y la WADA luchan por disuadir y sancionar a aquellos deportistas de élite que utilicen distintos productos para mejorar su rendimiento. En los ejemplos que presenta la investigación se podría detectar una violación da la normativa antidopaje si no hubiera autorización expresa de uso terapéutico.

La lista de prohibiciones en el TDAH comórbido deja a un lado los psicoestimulantes (anfetaminas y metilfenidato) para la competición, pero acepta la atomoxetina y guanfacina. Si los psicoestimulantes son una alternativa eficaz para tratar el TDAH en pacientes deportistas con trastorno bipolar, y no la guanfacina/atomoxetina, los deportistas consumidores de estos fármacos deberán presentar la oportuna documentación a los especialistas médicos.

Según el estudio, el caso del dolor crónico en los deportistas de élite es difícil de abordar, ya que los cannabinoides y los analgésicos narcóticos están totalmente prohibidos en las competiciones. Si el dolor es tan intenso que no se controla con los medicamentos autorizados, se necesita informar a las autoridades competentes.

Por último, en los casos de temblores secundarios al litio suelen prescribirse betabloqueantes para controlarlos, sin olvidar que hay cierto tipo de deportes en los que tienen la consideración de sustancia prohibida. Si la primidona (opción alternativa) no es eficaz, también es necesario informar a los médicos con los informes pertinentes.