Según los autores, la depresión es muy común en pacientes en hemodiálisis crónica y a menudo se trata de manera ineficaz. El estudio tenía como objetivo evaluar la aceptación del tratamiento antidepresivo en los pacientes y los profesionales de Nefrología.

Como parte de un ensayo clínico sobre el manejo de los síntomas en pacientes en hemodiálisis crónica, se evaluó la depresión mensualmente, utilizando un cuestionario de salud del paciente. Para los pacientes deprimidos, una serie de enfermeras cualificadas realizaron una serie de recomendaciones y ayudaron a implementar la terapia cuando los profesionales y los pacientes estaban de acuerdo.

Del centenar de pacientes sometidos a seguimiento, 39 cumplieron criterios para depresión de acuerdo con el cuestionario utilizado. La mayoría no siguió las recomendaciones en los momentos en que estaba deprimido. La principal razón para rechazarlas fue atribuir la depresión a un suceso grave, una enfermedad crónica o la diálisis. Asimismo, hubo pacientes que aceptaron las recomendaciones, pero los nefrólogos no estaban dispuestos a proporcionar el tratamiento.

Con estos datos, los autores concluyen que los esfuerzos futuros para mejorar la gestión de la depresión en esta población pasan por abordar los obstáculos observados tanto en pacientes como en profesionales.