Este proyecto ha sido presentado por el director de la Agencia de Salud Pública de Cataluña. Joan Guix ha planteado esta iniciativa durante el acto de presentación de los datos de la Central de Resultados del Departamento de Salud. Este organismo, señala la agencia EFE, mide los resultados en salud y calidad obtenidos o no por los distintos agentes y hospitales.

La idea de tratar al trabajador con enfermedad mental en las mutuas ya se ha propuesto en el Parlamento de Cataluña, concretamente en la Comisión de Salud. Tal y como ha señalado Guix, Salud negocia con el sector de las mutuas de trabajo este traspaso de enfermos, una actuación inédita en España que requerirá adaptaciones legislativas.

Según recuerda la Generalitat, en la actualidad las enfermedades mentales son atendidas por los profesionales de Atención Primaria de forma mayoritaria. El Gobierno catalán pretende que sean las mutuas quienes asuman esta asistencia siempre y cuando la enfermedad mental esté relacionada con el trabajo que desarrolla el enfermo.

Un total de 125 personas por cada 100.000 tiene una enfermedad mental relacionada con su trabajo, según se desprende de los datos que maneja la Central de Resultados de Cataluña. La incidencia es más alta en mujeres, con una tasa de 47,9, frente a los 22,8 casos registrados en hombres.

La medida planteada por el Ejecutivo catalán para tratar al trabajador con enfermedad mental en las mutuas propone que estos enfermos tengan ventajas a la hora de tener un tipo determinado de baja.