Tratamientos psiquiátricos minimizan el riesgo de mortalidad en esquizofrénicos

Las terapias psiquiátricas avanzan y minimizan el riesgo de mortalidad en esquizofrénicos. Además, los pacientes están ganando en calidad de vida. Por eso, los expertos demuestran que los antipsicóticos de larga duración reducen el riesgo de mortalidad prematura. Lo hacen en pacientes que padecen esquizofrenia si se compara con los antipsicóticos orales.

Estas conclusiones se extraen de un estudio realizado en Suecia. Tomaron una base de datos de 29 823 personas. Eran pacientes con edades comprendidas entre 16 y 64 años que padecían esquizofrenia entre 2006 y 2013. El doctor Julio Bobes, presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría, ha presentado este informe en España. Lo ha hecho durante el Curso de Actualización en Psiquiatría celebrado en Vitoria.

Medicamentos antipsicóticos

En este sentido, el facultativo explica que los medicamentos antipsicóticos de larga duración se asocian a un menor riesgo de rehospitalización. Supone un menor riesgo si se compara con fórmulas orales. Este riesgo supone aproximadamente entre un 20 y un 30% menos con los tratamientos de larga duración inyectables en comparación con los orales”.

Julio Bobes afirma que, en general, el tratamiento con antipsicóticos “reduce el riesgo de mortalidad un 56% en esquizofrenia frente a no ser tratado. Asimismo, si este tratamiento es inyectable y de larga duración reduce un 33% el riesgo de mortalidad. Al mismo tiempo, el especialista ha alabado “las posibilidades terapéuticas de los tratamientos”.

“Hoy en día los tratamientos y terapias psquiátrica están experimentando importantes avances.  Tenemos disponibles, en el caso de las psicosis, por ejemplo, tratamientos que se pueden administrar cada 3 meses, con un seguimiento desde enfermería como se hace en pacientes con enfermedades crónicas”.

Por último, el presidente de la Sociedad Española de Psiquiatría señala que más de la mitad de los pacientes con enfermedad mental grave como la esquizofrenia “logrará tener una recuperación funcional completa. Es decir, tendrá una vida social plena con autonomía”.