El estudio habla del Proyecto EVO, desarrollado por la empresa Akili Interactive Labs, y que se centra en el diseño de videojuegos que ayudan a tartar enfermedades psiquiátricas. La compañía ya ha publicado diversos juegos para niños con trastorno por déficil de atención con hiperactividad (TDAH), para combatir la ansiedad e, incluso, para mejorar las capacidades congnitivas de personas con syndrome de Down.

El estudio explica que estos videojuegos están pensados para móviles y tabletas, y que su objetivo consiste en que los jugadores sepan diferenciar los elementos que ven en la pantalla, recojan algunos y esquiven otros para que el cerebro sepa gestionar las prioridades entre tanta información recogida por segundo, además de mantener la concentración y bloquear los pensamientos repetitivos y depresivos.

Los investigadores se han basado en el análisis de 600 casos de adultos medianamente deprimidos que dividieron en 3 grupos. Uno fue tratado con un videojuego del Proyecto EVO, otro con el videouego IPST, y el último fue sometido a un grupo de control común. 3 meses después, el grupo que se trató con videojuegos experimentó una mejoraría de concentración y de actitud superior al tercer grupo.

Akili Interactive Labs le da mucha importancia a la medicina al Proyecto EVO y cuenta con el respaldo de universidades de renombre y de compañías como Autism Speaks, Pfizer Pharmaceuticals, Shire Pharmaceuticals y National Institute of Mental Health. Confundado por PureTech, la empresa está formada por un equipo experto en este tipo de materias científicas.