El burnout de los residentes de Radiología es bastante común según reconocen los autores de un nuevo análisis publicado en Academic Radiology. Tal y como recoge Radiology Business, la prevalencia de este síndrome caracterizado por el agotamiento es alta en esta especialidad, pero la cifra se dispara entre los residentes (el 85% reconoce haberlo sufrido).

El análisis ha sido realizado por investigadores de la Emory University School of Medicine en Atlanta (Estados Unidos). Tal y como detallan en su artículo, los factores que conducen al burnout de los residentes de Radiología son la excesiva carga de trabajo burocrático y administrativo, las jornadas laborales largas y la falta de respeto que sufren por parte de profesionales, personal administrativo y pacientes.

En su análisis los investigadores dan una serie de pautas para evitar o reducir el burnout de los residentes de Radiología. Entre estas recomendaciones los autores citan la necesidad de priorizar la salud y el bienestar, incluyendo la salud mental. Su propuesta consiste en la implementación de un programa inclusivo centrado en la actividad física, la alimentación saludable y el manejo del estrés.

Otro de los consejos que dan estos autores es promover la eficiencia. Tal y como explican, en ocasiones, el burnout de los residentes de Radiología puede estar provocado por un ambiente laboral de frustración y estrés. Ante esta situación, los investigadores recomiendan emplear nuevas tecnologías como la inteligencia artificial que hagan más ágil y rápido el trabajo.

El análisis apuesta, además, por potenciar la confianza y las competencias de los residentes de Radiología. La retroalimentación constructiva, señalan, puede contribuir a que los residentes se sientan más involucrados y reconocidos. La autonomía es otro factor importante para controlar el burnout de los residentes de Radiología, destaca el estudio. Promoverla, explican los autores, es crucial para que el residente madure y se convierta en un radiólogo independiente y consumado.

Ayudar a descubrir y realizar las pasiones de los residentes de Radiología es de gran ayuda para evitar este síndrome, según destacan los investigadores que animan también a celebrar los logros y el éxito para que el residente se sienta arropado y reconocido dentro del equipo. Por otro lado, consideran importante promover la inclusión y la diversidad de ideas y opiniones entre los miembros del equipo, fomentar las relaciones sociales fuertes, mantener abierto un canal de comunicación e incrementar la transparencia.