El trabajo buscaba evaluar la eficacia y la seguridad de la ablación percutánea por microondas de tumores sólidos renales. Con este objetivo, se estudió la ablación de 14 tumores en una única sesión guiada por tomografía computarizada y realizada con anestesia general. Se usó el sistema Amica de ablación por distintas vías.

Los pacientes eran 9 varones y 5 mujeres de 66 años de media. Del total, 13 fueron sometidos a una biopsia con aguja gruesa previa a la ablación percutánea en la misma sesión.

Se realizó un seguimiento de todos los pacientes mediante tomografía computarizada abdominal con y sin contraste un mes después de la ablación percutánea y a los 3, 6, 12, 18 y 24 meses desde la intervención. Se analizaron asimismo los niveles de creatinina sérica antes y después de la ablación de los tumores renales.

Se registró una supervivencia libre de la enfermedad a los 3 meses de la ablación percutánea del 100%, que también fue la tasa de supervivencia global a los 2 años. Hubo 2 complicaciones menores de acuerdo con la clasificación Clavien-Dindo: una hidronefrosis asintomática y una hemorragia perirrenal autolimitada.

A partir de estos resultados, los investigadores consideran que la ablación percutánea de tumores sólidos renales es una técnica eficaz y segura tanto si se realiza por vía transperitoneal como si se opta por la vía retroperitoneal o transpulmonar, en función de la localización del tumor.