El producto, desarrollado por la empresa alemana del mismo nombre, consiste en una combinación de técnicas ópticas, electromagnéticas y de alineación automática de las imágenes, capturadas a tiempo real mediante un endoscopio. Gracias a la tecnología 3D, el clínico puede acceder a datos de imagen del mundo real obtenidos desde el entorno quirúrgico y reforzados por la integración de imágenes generadas por ordenador.

Tal como explican los desarrolladores, el software de planificación Scopis Building Blocks convierte los datos radiológicos en una imagen anatómica comprensible construida en bloques, que permite identificar la vía de drenaje natural más adecuada para la colocación de los instrumentos y obtener un plan preoperatorio que garantice “precisión y resultados óptimos”.

“El abordaje endoscópico al receso frontal sigue siendo de los más difíciles; por eso, cualquier herramienta que facilite una mejor comprensión de las dimensiones de la anatomía resulta útil tanto para un principiante como para un cirujano experimentado”, argumenta Brend A. Senior, profesor de la universidad canadiense de Chapel Hill, en declaraciones recogidas en la web del producto.

“La herramienta será una ayuda para enseñar a las nuevas generaciones de cirujanos sinusales”, avala Oliver Kaschke del Sankt Gertrauden Hospital, en Alemania. Por su parte, el presidente ejecutivo y fundador de la compañía fabricante, Bartosz Kosmecki se ha declarado satisfecho con la aprobación médica de la MDL y la FDA, que permitirá “iniciar el lanzamiento comercial de forma inmediata”.

El primer mercado será Norteamérica, donde el vicepresidente de ventas, Karl King espera obtener un “impacto sustancial; tanto en los procedimientos quirúrgicos de oído, nariz y garganta, como en la calidad asistencial hacia los pacientes que se someten a ellos”.