El artículo subraya que el CBCT permite la visualización de cortes, así como reconstrucciones 3D como tomografía computarizada médica, pero con una dosis de radiación más baja, de más fácil acceso y de tiempos de adquisición más cortos. “Cuando se utiliza de manera conjunta con el software apropiado, el sistema permite la construcción y superposición de los modelos 3D”, escriben los autores

“Estas características hacen de CBCT un método apropiado para evaluar la anatomía que implica a la cabeza, el cuello y la mandíbula”, apuntan los expertos.

El artículo confirma la exactitud y fiabilidad de la CBCT para cuantificar los maxilares transversales, y los efectos de una expansión palatina rápida asistida quirúrgicamente (Sarpe). Los médicos explican que, para la realización del artículo, se comprobó la fiabilidad de las imágenes de un CBCT sobre las estructuras maxilares y los cambios dentoesqueléticos, nasales, periodontales y faciales postoperatorios de los tejidos blandos de un paciente después de haber sido sometido a un Sarpe.

Los médicos indican que, con el CBCT, se detectó un aumento sistemático en todas las dimensiones transversales en los niveles dentoalveolar y dental, así como un cierto grado de inclinación y extrusión de los dientes de anclaje y de inclinación de los segmentos esqueléticos.

Los hallazgos de los tejidos blandos reflejaron los cambios dentoalveolares subyacentes. “El CBCT indicó una disminución en el espesor del hueso alveolar bucal y en el nivel de la cresta alveolar. Los resultados confirman que CBCT es un método preciso y confiable para evaluar los cambios anatómicos también después de Sarpe, subrayan los investigadores.