Según informa la agencia EFE, la institución lleva comercializando radiofármacos desde 2012, cuando el Instituto de Ciencias Nucleares Aplicadas a la Salud de la Universidad portuguesa creó el primer medicamente de este tipo. Desde entonces, ha logrado introducir en el mercado una veintena de estos fármacos.

Esto ha supuesto un importante refuerzo económico para la institución universitaria; además, esta producción farmacológica ha posibilitado que Portugal no tenga que importar estos medicamentos. Al contrario, países como España están demandando dichos fármacos.

“Los que hacemos, los fabricamos mejor que nuestros competidores”, asegura el rector de la Universidad, Joao Gabriel Silva, de acuerdo con el cual están trabajando para empezar a comercializar sus productos en territorio español. La principal dificultad es la corta vida de los isótopos radioactivos.