Las manifestaciones motoras del párkinson se han conseguido controlar por primera vez en la historia mediante una subtalamotomía realizada por ultrasonido focal de alta intensidad (HIFU). Lo ha logrado un equipo del Centro Integral de Neurociencias AC HM CINAC, que dirige José A. Obeso. Los resultados del ensayo se han publicado en la revista The Lancet Neurology.

“Nuestros resultados muestran que la subtalamotomía por HIFU es posible, es segura y que los pacientes mejoran, de manera inmediata, en los signos cardinales de la enfermedad como el temblor, la rigidez y la acinesia o lentitud, evaluadas clínicamente”, señala en un comunicado el doctor Obeso, según el cual el beneficio se mantiene un año después del tratamiento.

Además, explica, se llevaron a cabo evaluaciones complementarias (excitabilidad de las neuronas motoras corticales, PET-FDG y parámetros de movimiento) que mostraron también mejoría neta en paralelo con el beneficio evaluado clínicamente. “Supone para los pacientes ganarle, como mínimo, 5 años a las manifestaciones motoras de la enfermedad”, asegura el especialista.

Técnica no invasiva

Tal y como aclara el neurólogo, el HIFU reduce los riesgos y complicaciones de la subtalamotomía, ya que permite realizar una termolesión en una zona concreta del cerebro sin necesidad de incisión craneal o acto quirúrgico. “Conlleva una reducción drástica de la morbilidad, comparada con otros tratamientos de la enfermedad de Parkinson”, apunta Obeso.

De acuerdo con el director de HM CINAC, el tratamiento de las manifestaciones motoras del párkinson mediante HIFU reduce “drásticamente el periodo de hospitalización y el nivel de cuidados”. Así, por ejemplo, los pacientes permanecen en la unidad de cuidados intensivos durante unas 4-6 horas como máximo. La terapia suele durar 3-4 horas.

“Los beneficios en el temblor se producen mediante la realización de una lesión en el tálamo, es decir, mediante la realización de una talamotomía. Sin embargo, para mejorar todas las manifestaciones motoras se requiere incidir sobre otros núcleos, como el núcleo subtalámico o el globo pálido”, aclara el experto.

Un paso adelante

“Lo más importante de este avance reside en que ha aunado esfuerzos entre investigadores, asociaciones y pacientes para ofrecer una actuación sobre las manifestaciones de la enfermedad de Parkinson. Este proceso sitúa al paciente en el centro de la investigación y abre el camino hacia técnicas menos invasivas”, señala, por su parte, el presidente de la Federación Española de Parkinson, Leopoldo Cabrera, para quien este tratamiento “es un gran paso adelante”.

Para HM Hospitales, más allá del impacto clínico, el estudio constata “por primera vez que es posible realizar una nueva alternativa terapéutica para tratar los aspectos motores de la enfermedad de Parkinson”. Con el fin de demostrar de forma definitiva la eficacia de este tratamiento de las manifestaciones motoras del párkinson, se pondrá en marcha en breve un ensayo doble ciego.