Según ha informado la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía, antes de que se pusiera en funcionamiento el nuevo equipo se habilitó una sala dentro del centro sanitario con las medidas de seguridad exigidas para una instalación de este tipo de máquinas. La adquisición del equipo y la adaptación del espacio supusieron una inversión de unos 60.000 euros.

En principio, presta servicio a los vecinos de Cortegana; no obstante, progresivamente va a ir ampliando su radio de acción al resto de localidades de la zona norte de la Sierra de Huelva. se suma a los que ya existen en Aracena y Valverde del Camino, así como a la unidad especializada operativa en el Hospital de Riotinto para estudios más complejos.

La puesta en marcha se enmarca dentro del programa de medidas de mejora que está impulsando la Consejería de Salud con el objetivo de reforzar la calidad de la atención que reciben los vecinos de la comarca de la Sierra de Huelva. En este periodo se ha evitado el desplazamiento de más de 400 pacientes al citado hospital para acceder a esta clase de pruebas.