iagnóstico y tratamiento temprano de la FPI

Especialistas en Neumología abogan por un diagnóstico y tratamiento temprano de la FPI (fibrosis pulmonar idiopática). En la jornada “Encuentros FPI”, organizada por Boehringer Ingelheim, el neumólogo Esteban Cano, facultativo del Hospital Universitario de Lugo, ha recordado que “el tratamiento de la FPI debe realizarse lo antes posible tras su diagnóstico”. Además, a la jornada también han asistido patólogos y radiólogos, porque el abordaje multidisciplinar es una de las claves para garantizar un diagnóstico certero y una actuación a tiempo, de cara a mejorar la calidad de vida de los pacientes. Y es que, según reconocen, esta enfermedad afecta a entre 7500 y 10 000 personas en España. Asimismo, la fibrosis pulmonar idiopática cuenta con una media de supervivencia de entre 2 y 5 años después de su diagnóstico.

En este sentido, el doctor Cano explica que existen evidencias de que los tratamientos antifibróticos aprobados en España “presentan efectividad en la enfermedad”. No obstante, al tratarse de una enfermedad progresiva “podemos considerar la estabilización todo un éxito”. De ahí que en un futuro no muy lejano “podamos hablar de reversión o mejoría funcional respiratoria de estos pacientes”.

El retraso en el diagnóstico, desde el momento de la presentación de la sintomatología respiratoria, dificulta el tratamiento temprano.

Asimismo, el facultativo recuerda que el retraso en el diagnóstico, desde el momento de la presentación de la sintomatología respiratoria, dificulta el tratamiento temprano. A su juicio, es importante que todos los médicos implicados en la atención de pacientes con sintomatología respiratoria, incluyendo la atención primaria “tengamos en cuenta estas enfermedades pulmonares minoritarias y sospechemos su presencia para derivar a centros de experiencia para su diagnóstico”.

Diagnóstico y tratamiento temprano de la FPI

Esteban Cano puntualiza que cuando un enfermo padece tos seca persistente, que a la auscultación respiratoria presente unos ruidos pulmonares característicos, e incluso una radiografía de tórax con alteraciones o disnea de esfuerzo “debemos sospechar la presencia de una patología fibrótica pulmonar. Por ejemplo, una de la más característica es la FPI”.

Por su parte, la doctora Elsa Naval, jefa del Servicio de Neumología del Hospital Universitario de La Ribera de Valencia, señala que, “un equipo multidisciplinar es fundamental en el manejo de estos pacientes”. Además, su diagnóstico es fundamentalmente clínico-radiológico y en ocasiones precisa de un estudio anatomopatológico. Por esta razón, la doctora reseña que, de esta forma, “conseguimos tener una mayor precisión en el diagnóstico”. Asimismo, reconoce Naval que “podemos actuar de forma precoz sobre la enfermedad”.

Por último, la experta resalta que el equipo multidisciplinar “no debería ser exclusividad de los centros de referencia”. Para ella, este equipo debe formarse en cualquier hospital en el que se atienden pacientes con fibrosis pulmonar idiopática”. Es importante que los equipos multidisciplinares con poca experiencia consulten con unidades especializadas con el objetivo de mejorar sus capacidades en la materia.