Se trata de un neuroestimulador que actúa en zonas concretas del sistema nervioso a través de señales eléctricas y es capaz de ejercer un control terapéutico sobre el dolor. El dispositivo ha sido desarrollado el Servicio de Neurocirugía del hospital madrileño y ya ha sido implantado a 2 pacientes.

El hospital destaca que este dispositivo contra el dolor permite realizar diferentes tipos de programación con un único generador. El aparato diseñado por La Paz genera un control preciso que ajusta el tamaño y la forma del campo de estimulación, es decir, permite focalizar la estimulación, lo cual minimiza los efectos secundarios y evita prolongar innecesariamente el tratamiento.

El hecho de que este dispositivo contra el dolor sea compatible con la resonancia magnética es una de sus principales beneficios. Tal y como explica el hospital, hasta ahora los pacientes debían valerse de otro tipo de pruebas menos precisas o incluso verse obligados a retirar su dispositivo en el caso de que la resonancia fuera absolutamente necesaria.

El dispositivo contra el dolor de La Paz se inserta bajo la piel y libera una serie de impulsos eléctricos a la médula espinal que bloquea el dolor. Estas señales eléctricas favorecen la regulación del dolor. En palabras del doctor José Paz Solis, “es un avance muy positivo puesto que permite adaptar el tratamiento a cada paciente de manera consciente y efectiva”.