Según informa la agencia EFE, se trata del sistema ASIR, que permite rebajar hasta un 40% la cantidad de radiación; este porcentaje depende de la complejidad de los casos, el área anatómica objeto de estudio o las características del paciente.

Esta herramienta se ha implantado ya en los 2 TAC de 64 cortes que funcionan en el citado centro: uno en el Hospital Meixoeiro y otro en el Hospital Álvaro Cunqueiro. De acuerdo con el jefe del servicio de Radiología del Complejo, Xan Vieito, podrían someterse a estas pruebas diagnósticas con dosis reducidas unas 23.000 personas al año.