Según informa la agencia EFE, hasta el momento, las densitometrías óseas se realizaban de manera concertada. En 2016, el número de este tipo de pruebas fue de 2.804, con un coste de 182.700 euros, recuerda en una nota el Gobierno foral.

El nuevo equipamiento incorpora programas de procesado de última generación como TBS (trabecular bone score), que permite estudiar la micro arquitectura ósea y mejora los valores de probabilidad de estudio de riesgo de fracturas.

La densitometría ósea es un método clínicamente probado para medir la densidad mineral ósea (DMO) en la columna lumbar, el fémur proximal, el antebrazo y el cuerpo completo. Se utiliza principalmente para el diagnóstico y control del tratamiento de la osteoporosis, la enfermedad ósea metabólica más frecuente.

También sirve para diagnosticar otros estados de enfermedad caracterizados por una DMO anormal, medir la composición del cuerpo completo o controlar de pérdida de masa grasa en pacientes obesos que son sometidos a tratamientos como la cirugía bariátrica, entre otras indicaciones.

De acuerdo con las fuentes citadas, el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital de Navarra se creó en 1964 y desde la década de los 80 ha sido pionero en la gammagrafía convencional; en 1982 puso en marcha la primera gammacámara en España con posibilidad de realizar SPECT. También fue un servicio pionero en la técnica de detección del ganglio centinela en tumor de mama y melanoma y en la incorporación de minigammacamaras de uso en quirófano.