La nueva tecnología ha supuesto una inversión de 1.098.425 euros y utiliza un moderno sistema angiográfico que permite la visualización de los vasos sanguíneos mediante imágenes radiológicas durante la cirugía.

El Servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset, creado hace 22 años, fue el primero de la Comunidad en usar técnicas endovasculares para el tratamiento de los aneurismas de aorta, patología en la que cuenta con una experiencia de más de 900 casos y que les ha permitido ser uno de los centros de referencia y de formación de especialistas durante dos décadas.

En los últimos años destaca sobre todo en el tratamiento endovascular de los aneurismas de aorta complejos. Para la reparación de estos aneurismas, que representan un 20% del total, se requiere una gran labor de planificación, la fabricación a medida de la prótesis que se coloca y un procedimiento de implante muy preciso y delicado.

“Nuestro servicio es el que más experiencia concentra de la Comunidad en estos casos complejos, que ya suponen el 44% de los aneurismas que tratamos. No sólo nos llegan pacientes valencianos sino del resto de España, y nuestros profesionales se desplazan a otros centros como apoyo técnico en la planificación y la cirugía. Si en la Comunidad Valenciana el número de implantes de estas características está en torno a 40-50 al año, el Peset participa directa o indirectamente en el 80% de ellos”, asegura Francisco Gómez, jefe de sección del Servicio de Cirugía Vascular del Hospital Universitario Doctor Peset.

Con el nuevo quirófano híbrido se amplían estas posibilidades ya que su precisión y rapidez permite obtener una máxima protección radiológica. De hecho, se reduce la dosis de radiación cutánea hasta un 70% en función de la anatomía del paciente y se muestra la dosis acumulada para poder detectar posibles peligros.