Los agentes de contraste basados en gadolinio que se utilizan en las pruebas de resonancia magnética (RM) podrían favorecer la aparición de accidentes cerebrovasculares cuando se acumulan en los ojos. Un equipo de investigadores de los National Institutes of Health (NIH) ha obtenido esta conclusión tras realizar un estudio, cuyos resultados se publican en la revista Neurology.

“Descubrimos que la presencia de gadolinio en los ojos es común en los pacientes que han sufrido un accidente cerebrovascular agudo”, explica Emi Hitomi, investigadora del estudio. Los autores consideran que esto podría ser un marcador para conocer las probabilidades de que se produzca una enfermedad vascular crónica. No obstante, los investigadores reconocen que desconocen el mecanismo por el que se produce este problema.

Los científicos del NIH seleccionaron a 167 participantes que habían sido sometidos a una prueba de RM al entrar en el hospital. Posteriormente, los pacientes se sometieron a una prueba de recuperación de inversión atenuada de fluido (FLAIR, por sus siglas en inglés) entre 2 y 24 horas después de la prueba de RM. Los resultados mostraron que hasta un 76% de los participantes tenía gadolinio en los ojos.

A las 2 horas de realizar la prueba, se encontró gadolinio en el 67% de las cavidades acuosas del ojo en comparación con el 6% de los participantes que tenían acumulación en la cavidad vítrea del ojo. El 27% de los participantes tuvieron acumulación de gadolinio en ambas cavidades y, como consecuencia, tuvieron un infarto más grave y un “mayor grado de permeabilidad de la barrera hematoencefálica”, según informaron los investigadores.

Tras realizar un seguimiento de los pacientes hasta 24 horas después, los autores observaron que la acumulación de gadolinio se produjo en el 75% de las cavidades vítreas de los participantes. Los científicos asociaron una edad superior y una mayor hiperintensidad de la sustancia blanca cerebral, por lo que los científicos consideran importante conocer si existen restos de gadolinio en el ojo tras estas pruebas para evitar que se produzca un accidente cerebrovascular.