La adquisición del mamógrafo digital con tomosíntesis por parte del Hospital General Nuestra Señora del Prado, ha supuesto una “mejora sustancial” en la detección precoz del cáncer de mama en el municipio de Talavera de la Reina. Desde su puesta en marcha el pasado mes de mayo, el mamógrafo digital con tomosíntesis ha dado servicio a más de 400 pacientes del Área Integrada de Talavera, según cifras de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha (SESCAM).

“La relevancia de la incorporación de la tomosíntesis a la prueba de la mamografía radica en el incremento de la sensibilidad de los estudios para detectar lesiones mamarias, en particular en mamas densas”, explica SESCAM en una nota. La incorporación de la herramienta al servicio de Radiología ha supuesto “una mejora ostensible en la calidad y seguridad de la asistencia sanitaria”, reiteran.

La adquisición del mamógrafo con tomosíntesis también ha servido para reforzar el protocolo de acto único en Talavera. Este se activa cada vez que una paciente se somete a una mamografía, de modo que los profesionales del servicio de Radiología pueden estudiar la imagen de forma inmediata, y descartar la patología o aconsejar nuevas pruebas diagnósticas ese mismo día. Este circuito agiliza el diagnóstico, evita desplazamientos innecesarios y reduce la ansiedad del paciente.

La compra del mamógrafo de tomosíntesis se incluye dentro del convenio suscrito entre la Fundación Amancio Ortega y forma parte del Plan de Renovación de Alta Tecnología Sanitaria de Castilla-La Mancha para combatir la obsolescencia del equipamiento tecnológico de la sanidad pública regional. La modernización de los aparatos, explican, hace posible la aplicación de nuevas técnicas diagnósticas y quirúrgicas, algo que no solo mejora la calidad asistencial hacia el paciente, sino que beneficia al profesional al facilitar su trabajo.