Según explica el centro, la tomografía computarizada de emisión de fotón único (SPECT) detecta los rayos gamma que emite un radiofármaco que se inyecta en el paciente; este muestra si se está produciendo inflamación en las articulaciones y si existen metástasis; también es útil para valorar la patología isquémica y coronaria. Al SPECT se une una tomografía computarizada (TAC) que muestra una información anatómica de alta resolución.

De acuerdo con el jefe del servicio de Medicina Nuclear e Imagen Molecular, Antonio Maldonado, “con la fusión de la imagen SPECT y la imagen TAC se logra una localización más exacta y fiable de las lesiones en imágenes de 3 dimensiones”. “La mejora en la localización de las lesiones es muy útil en todas las especialidades, pero especialmente para la resección del ganglio centinela en cáncer de mama o en la valoración de la patología traumatológica”, añade.

El nuevo equipo permite cuantificar diversas patologías, un aspecto fundamental para su uso en estudios de investigación básica y clínica. Con la adquisición del SPECT-TAC, se introduce por primera vez esta novedosa técnica de imagen en la Comunidad de Madrid, lo que convierte al Grupo Quirónsalud en pionero de esta tecnología en el ámbito de la sanidad privada.

La incorporación al SPECT de la imagen anatómica TAC se asocia a una mejora global no solo en la localización exacta de las lesiones, sino en un correcto diagnóstico de las mismas. El nuevo equipo incrementa su rendimiento diagnóstico frente a la gammagrafía en Traumatología (en especial en la patología de columna), Oncología, en tumores neuroendocrinos, adrenales, de cresta neural y tiroides, entre otros; cirugía radioguiada, como el ganglio centinela y Cardiología para el diagnóstico de patología isquémica y coronaria.

Tal como destaca Luis Campo, presidente de GE Healthcare, uno de los grandes beneficios que aporta la tecnología SPECT-TAC es su capacidad para cuantificar las lesiones de manera coherente y precisa, es decir, “para hallar no solo la enfermedad, sino también para realizar un seguimiento de la respuesta al tratamiento a lo largo del tiempo, lo que redunda en una mejor atención al paciente y en una mayor eficiencia de los centros hospitalarios”.