Durante 2016, el servicio de medicina nuclear realizó 4.600 estudios PET-TAC a pacientes de distintos puntos de la provincia; en lo que va de 2017, más de 2.000 personas se han sometido a la prueba.

Tal y como especifica el comunicado, el Servicio de Medicina Nuclear del Hospital del Vinalopó se ha convertido en referencia dentro de la provincia, ofreciendo la posibilidad de prestar “con un alto índice de satisfacción” un servicio que no existía en la cartera de la Conselleria en Alicante.

“La actividad de nuestro servicio de medicina nuclear es muy similar a la de grandes hospitales como La Fe de Valencia, hecho que nos convierte en un centro altamente resolutivo y preocupado por ofrecer una respuesta rápida al paciente”, señala el responsable del servicio, Pedro González Cabezas.

“Desde nuestro centro hemos contribuido a la formación de profesionales especialistas en Medicina Nuclear y Radiología que desarrollan su labor en otros hospitales de la Comunidad Valenciana”, añade el especialista.

El escáner PET-TAC permite obtener imágenes de tipo metabólico, que facilitan el diagnóstico precoz de muchas patologías, así como una valoración más temprana de la respuesta a los tratamientos administrados. Además de esta tecnología, el servicio de medicina nuclear dispone de una gammacámara de doble cabezal que ha permitido unos 700 estudios este año.