Según informa la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha, este desfibrilador logra evitar las interacciones del campo magnético en el dispositivo implantado a la hora de realizar exploraciones con resonancia magnética.

En el Complejo Hospitalario de Toledo, los desfibriladores subcutáneos se llevan implantando desde el año 2013. Esto le convierte en un centro de relevancia nacional en cuanto a años de experiencia, que ahora se afianzará con estos nuevos dispositivos compatibles con las resonancias magnéticas.

El cardiólogo responsable de la Unidad de Arritmias y Electrofisiología Cardíaca del Hospital de Toledo, Miguel Ángel Arias subrayó que las resonancias magnéticas estaban contraindicadas en pacientes portadores de desfibriladores subcutáneos, pero la nueva generación de estos dispositivos permite realizar resonancias magnéticas de cuerpo completo y de alta intensidad sin que esto suponga un riesgo para los pacientes.

Además, el doctor Miguel Ángel Arias señaló que este desfibrilador subcutáneo está especialmente indicado para pacientes que han sufrido o tienen riesgo de sufrir arritmias ventriculares -potencialmente mortales-, que pueden ser consecuencia de infartos de miocardio previos, patologías congénitas o hereditarias u otras cardiopatías, y que necesitan un diagnóstico por imagen, obtenido a través de una resonancia magnética.