Gracias a este dispositivo cardiaco compatible con la resonancia, los pacientes con insuficiencia cardiaca podrán realizarse pruebas de radiodiagnóstico para detectar otras enfermedades como ictus, cáncer o la enfermedad de Alzheimer sin que suponga ningún peligro para ellos. Además, este dispositivo, encargado de mejorar la función de bombeo del corazón, permitirá mejorar los síntomas de esta patología.

Asimismo, con el dispositivo cardiaco compatible a la resonancia se previenen ingresos y se aumenta la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardiaca. El Servicio de Cardiología del Hospital Infanta Leonor ha aplicado ya esta nueva terapia a 4 pacientes de entre 65 y 80 años de edad con insuficiencia cardiaca avanzada.

La resincronización cardiaca no funciona únicamente como un marcapasos sino que recoordina el latido de los 2 ventrículos estimulándolos simultáneamente, y mejora la contracción del izquierdo.