Para la dirección de Planificación, Ordenación y Evaluación Sanitaria, esta certificación es “un instrumento eficaz en la mejora continua y en la implicación de los titulares en seguridad y protección radiológica del paciente y de los profesionales expuestos”. Reconoce, por tanto, el esfuerzo realizado por los centros y unidades asistenciales de radiodiagnóstico en dicha mejora continua.

“El centro ha recibido una felicitación por parte del Departamento de Salud del Gobierno Vasco por la implicación de todo el equipo en este proceso, subrayando que el nivel de implicación del personal es primordial en estos aspectos de calidad y en muy pocos sitios han visto un nivel de implicación parecido al nuestro”, ha celebrado el responsable de la Unidad de Diagnóstico por Imagen de la clínica, Gonzalo Solís.

“Nos encontramos particularmente satisfechos con esta certificación ­-ha añadido- porque supone un reconocimiento a un gran trabajo no clínico, muchas veces no conocido, que desarrollamos los profesionales que trabajamos en estas unidades y que hace referencia a aspectos menos conocidos de nuestra actividad”.

La justificación de las exploraciones radiológicas, las medidas de control de calidad del equipamiento radiológico, los equipos de medida y la evaluación de dosis son algunos de los aspectos que señala el especialista, para quien este además es un reconocimiento a la importante inversión realizada en la unidad para disponer de las tecnologías más avanzadas en materia de seguridad y protección radiológica del paciente.

Por otra parte, el responsable ha aprovechado la ocasión para recordar que el 34% del total de la radiación que recibimos a lo largo de nuestra vida está producida por el ser humano, y que de ese porcentaje, el 31%, corresponde a las exploraciones médicas. “Resulta de vital importancia garantizar a los pacientes y a los profesionales expuestos el desarrollo de medidas destinadas a minimizar el riesgo de aparición de los efectos asociados a la radiación, especialmente a la población más sensible como los menores y las mujeres fértiles”, ha destacado.

En ese sentido, a partir de febrero de 2018 será obligatorio en toda Europa, por la Directiva Europea de Euratom, incorporar la información de dosis estimada a cada paciente en sus pruebas radiológicas. “Podemos confirmar que las tecnologías implantadas en el Servicio de Diagnóstico de la Clínica IMQ Zorrotzaurre permiten ya en la actualidad establecer estos controles de dosis”, ha concluido.