El lehendakari Iñigo Urkullu ha señalado que “este nuevo angiógrafo digital supone un salto cualitativo en la atención de la que se van a beneficiar el conjunto de ciudadanos que son atendidos en la Unidad de Neuroradiología de Cruces”, que realiza más de 400 procedimientos diagnósticos como angiografías cerebrales o arteriografías medulares.

Además, esta unidad supera los 470 procedimientos intervencionistas, como ictus intraarteriales, aneurismas cerebrales o malformaciones arteriovenosas cerebrales, entre otros. Con el nuevo angiógrafo digital biplano se conseguirá “trabajar en un nivel superior tanto en calidad de imagen como en seguridad para el paciente”, en palabras de Urkullu.

Este tipo de angiógrafo es el instrumento más avanzado con el que cuentan radiólogos y neurorradiólogos, pues cuenta con un software específico que permite trabajar con imágenes en detalle en 3D para poder planificar el tratamiento e incrementar la seguridad en su ejecución. De esta forma, aporta la visión exacta del lugar de la intervención en un espacio tridimensional.

Ello permite acceder con gran seguridad a diversos tratamientos entre los que destacaría la retirada de coagulos en pacientes con ictus, la reparación de aneurismas, el tratamiento de malformaciones arteriovenosas o las obstrucciones de arteria de carótida, entre otras terapias realizadas.

Las principales ventajas de este nuevo sistema incluyen una valoración más rápida y completa del área anatómica objeto de estudio y una reducción de la dosis (la mitad) de contraste necesaria para lograr la misma cantidad de información. Además, permite disminuir de forma sustancial la dosis de exposición del profesional y, al ser un procedimiento más rápido, se puede atender a más pacientes y reducir las listas de espera para dar una atención más rápida y eficaz.