Tal y como recoge Sputnik, la nueva división tiene un capital social autorizado de 480 millones de rublos (8 millones de dólares) y el 100% de sus acciones pertenecen a Atomenergoprom, que a su vez es parte de Rosatom.

Esta apuesta de la corporación rusa forma parte de su estrategia de expansión. En 2016 ya firmó un acuerdo para participar en un programa indio destinado a crear una red de centros de esterilización en el país asiático; un acuerdo similar al que cerró con Brasil.

En 2015, Rusia y Arabia Saudí firmaron un acuerdo de cooperación para el uso pacífico de la tecnología nuclear general, y la Medicina en particular. Esta especialidad implica el uso de sustancias radioactivas para el diagnóstico y el tratamiento; otras aplicaciones tienen que ver con la esterilización de alimentos.