La ecografía arterial mejora las predicciones sobre si los pacientes renales pueden padecer una enfermedad cardiovascular, según aseguran a EFE investigadores del IRBLleida y de la UdL. Este estudio, publicado en la revista Plos One, sostiene que la ecografía arterial es una prueba accesible, económica y no invasiva que facilita detectar si hay grasa en las arterias.

Los especialistas aseguran que las placas de grasa, llamadas ateromas, son un parámetro capaz de predecir episodios vasculares en los pacientes. Para llegar a esta conclusión. Los investigadores tomaron como muestra a 2.445 pacientes con enfermedad renal crónica de 81 centros del proyecto Nefrona, sin enfermedades cardiovasculares previas.

Durante 48 meses se les hizo un seguimiento para poder realizar un análisis correcto y minucioso. En los pacientes renales, la enfermedad cardiovascular es también una de las causas principales de muerte, no solo en la población general, según quiso dejar constancia la investigación.

El proyecto Nefrona comenzó en el año 2009 y fue capitaneado por el Hospital Arnau de Vilanova de Lérida. Este centro ha sido uno de los primeros en investigar las enfermedades arteriales, al igual que ha sido pionero en obtener muestras biológicas que faciliten efectuar distintos estudios en la población.