El uso de la ecografía durante el acceso percutáneo a la arteria femoral puede disminuir la tasa de complicaciones del hematoma inguinal, según un estudio del Centro Médico de Boston. El texto, que publica Annals of Vascular Surgery reitera que la utilidad de la técnica aumentará a medida que su uso selectivo se transforme en una adopción rutinaria, ya que, “con la repetición y la práctica, los profesionales superarán la curva de aprendizaje asociada a la adopción de nuevas tecnologías, y mejorarán potencialmente los resultados para el paciente”.

Tras consultar la base de datos de la Vascular Quality Initiative (VQI), el especialista en Cirugía Vascular y Endovascular, Jeffrey Kalish, y su equipo identificaron complicaciones de hematoma inguinal tras 43.975 intervenciones vasculares periféricas realizadas a través de la arteria femoral. Los investigadores realizaron análisis tanto a nivel de procedimiento como a nivel de intervencionista y utilizaron análisis de regresión logística para evaluar los factores asociados con el hematoma.

Según informan los investigadores, la tasa general de hematoma inguinal fue de 3,2% pero las más bajas se correspondieron con el aumento del volumen intervencionista anual. En general, la ecografía se asoció con un mayor riesgo de hematoma y no se encontró que su uso rutinario protegiese contra dicha complicación, en contraste con lo que se concluyó en el Vascular Study Group of New England (VSGNE). Sin embargo, el análisis de subgrupos demostró que, entre los intervencionistas de alto volumen, la adopción de rutina de la ecografía sí la disminuía las complicaciones.