La adopción de LiverMultiScan, una tecnología no invasiva de imagen digital, ha logrado reducir a la mitad el número de biopsias hepáticas realizadas en las universidades de Birmingham y Edimburgo a pacientes de hígado graso. Los resultados que estas entidades publican en Alimentary Pharmacology & Therapeutics muestran no solo la viabilidad y precisión de este tipo de sistemas, sino también el ahorro que suponen.

Gideon M. Hirschfield, autor principal del estudio, y su equipo realizaron un escaneo digital a 50 pacientes con hígado graso y 6 voluntarios sanos. Tras procesar las imágenes clínicas, los investigadores concluyeron que, de cada 1.000 biopsias hepáticas, el escaneo digital podía llegar a evitar unas 458. Estas cifras suponen un ahorro de unos 200.000 dólares (más de 161.600 euros) por cada 1.000 pacientes.

Además, señalan, este método de imagen digital logró clasificar la gravedad de la patología e identificar los pacientes con mayor riesgo de progresión de la enfermedad de forma más fiable que otras pruebas diagnósticas. Teniendo en cuenta el progresivo aumento de las enfermedades hepáticas y, en concreto, del hígado graso no alcohólico (30% en Reino Unido), el coautor Philip Newsome prevee un gran aumento en la demanda de recursos a los sistemas nacionales de salud.

“La creciente carga asistencial de la enfermedad del hígado graso no alcohólico exige estrategias más simples y de bajo riesgo para manejar este problema clínico, que satisfagan las necesidades tanto de los médicos como de los pacientes”, defiende el director del Centro de Investigación del Hígado de la Universidad de Birmingham. En este sentido, Hirschfield ha recordado que, “si bien la biopsia hepática sigue siendo una parte importante de hepatología, es evidente que necesitamos a nuestra disposición mejores herramientas no invasivas para evaluar la naturaleza y la gravedad de la enfermedad hepática”.