La imagen espectral llega al Sistema Nacional de Salud (SAS) a través del nuevo TAC adquirido por la Consejería de Sanidad de Castilla y León para el Hospital Clínico Universitario de Valladolid. El aparato -adjudicado en 908.500 euros- permite conocer la composición química de las lesiones, aportando datos que en ciertos casos podrán evitar otras pruebas diagnósticas.

Según ha informado el Gobierno autonómico, este TAC de última generación con imagen espectral -llamado Revolution CT GE y fabricado por General Electric Healthcare- va a hacer posible asimismo reducir la dosis de radiación hasta un 82% gracias su tecnología inteligente Smart Dose. Se podrá explorar a pacientes con implantes metálicos, agilizar la clasificación de pacientes con litiasis renal y caracterizar tejidos sin tener que aumentar la dosis.

Por otro lado, este TAC con imagen espectral ofrece la posibilidad de obtener imágenes pediátricas sin sedación, con la mínima contención de la respiración y a una dosis muy baja, características básicas para esta población. El equipo realiza una exploración completa del abdomen y la pelvis en menos de un segundo y permite regular los rayos X para reducir la dosis que se administra en zonas sensibles como los ojos y las mamas sin que se vea afectada la calidad de la imagen.

El aparato además cuenta con Smart Technologies, es decir, un conjunto de herramientas inteligentes diseñadas para conseguir las mejores imágenes con mayor eficacia. Permite, por ejemplo, capturar el corazón completo en 2 latidos, en alta definición, con imágenes coronarias sin movimiento y a cualquier frecuencia cardiaca.

Por su parte, la tecnología Smart Flow agiliza el acceso a los exámenes de varios pacientes con el flujo de trabajo con pestañas y permite personalizar los parámetros de la exploración en función de cada paciente, eliminar la necesidad de cables complementarios utilizando el módulo de ECG integrado y realizar exploraciones de hasta 200 centímetros con una mesa con capacidad para hasta 226 kg.

Además de este TAC con imagen espectral, el Hospital Clínico Universitario de Valladolid ha incorporado en los 2 últimos años un mamógrafo digital, un equipo de resonancia magnética, 2 ecógrafos de alta gama, un angiógrafo para intervencionismo vascular y un TAC simulador; también se ha actualizado el software de uno de los aceleradores lineales y se ha adecuado una sala para braquiterapia. En 2019 llegará un nuevo acelerador lineal y está prevista la sustitución del telemando y las 2 gammacámaras.