Según informa la agencia EFE, investigaciones previas sugerían que la injusticia económica y la distribución desigual de la riqueza aumentan la depresión; los mecanismos que explicaban dicho incremento, sin embargo, se desconocían. El trabajo japonés buscaba desvelar estos mecanismos.

Con este fin, los investigadores del instituto y la Universidad Tamagawa de Tokio utilizaron la resonancia magnética para medir la respuesta cerebral de individuos sanos a un juego de ordenador en el que recibían ofertas económicas justas o injustas.

Los resultados mostraron una asociación entre la respuesta cerebral en la amígdala y el hipocampo a la injusticia económica y síntomas de depresión.

“Estas pruebas sugieren que la sensibilidad hacia la desigualdad económica tiene un efecto crítico sobre los estados anímicos humanos, y la amígdala y el hipocampo desempeñan un papel central en las diferencias individuales sobre los síntomas”, señala el estudio, que podría ayudar a predecir el riesgo de depresión.