El Servicio de Radiología Vascular e Intervencionista del Hospital Universitario de La Ribera ha incorporado la embolización arterial rectal a su cartera de servicios, convirtiéndose así en el segundo hospital español capacitado para aplicar el método. Se trata, según explica el centro en una nota de prensa, de una técnica “revolucionaria” para el tratamiento de las hemorroides, ya que permite al paciente recuperarse en tan solo 24 horas.

En lugar de extirpar la hemorroide con bisturí, la embolización arterial rectal consiste en localizar mediante un catéter por punción arterial en la ingle las arterias que la nutren. Una vez halladas, se colocan unas espirales metálicas que cortan el riego sanguíneo y, finalmente, secan la hemorroide. Para lograr una correcta embolización arterial rectal se requiere la coordinación de todo un equipo multidisciplinar que incluye, entre otros, a cirujanos coloproctólogos.

Desde la incorporación de la embolización arterial rectal a su cartera de servicios, La Ribera ha intervenido ya a 5 pacientes, obteniendo, en todos los casos, un grado de resolución hemorroidal del 100%, con las ventajas añadidas que supone la técnica:

  1. Invasividad mínima.
  2. Disminución del tiempo de convalecencia.
  3. Sensible reducción del dolor posquirúrgico.
  4. Reducción del estrés pre y posquirúrgico gracias a la anestesia local.
  5. Reducción de complicaciones posquirúrgicas asociadas -sangrado, incontinencia, curas diarias, etc.-
  6. Reducción de complicaciones durante la manipulación -fisuras, estenosis, traumatismo anorrectal-.

“La embolización arterial rectal está especialmente indicada para pacientes que ya hayan sido sometidos a intervenciones anales previas, que tengan trastornos de la coagulación de la sangre o que presenten alguna contraindicación o dificultad para la cirugía, como cierto grado de incontinencia fecal”, ejemplifica la doctora M.ª Dolores Ferrer, del servicio de Radiología Vascular. La experta recuerda además que, más del 50% de personas mayores de 50 años sufre hemorroides.