La imagen por tomografía computarizada (TC) permite diseñar reemplazos protésicos auditivos a la medida de cada paciente, mejorando así un procedimiento quirúrgico que, a menudo, falla porque las prótesis son del tamaño incorrecto. Esta es la línea que ha defendido la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland (UMSOM) en Baltimore durante la exposición de su proyecto en la reunión anual de la Sociedad Radiológica de América del Norte (RSNA).

“La pérdida de audición conductiva osicular puede tratarse a través de la reconstrucción quirúrgica utilizando prótesis hechas de puntales de acero inoxidable y cerámica”, explica Jeffrey D. Hirsch, profesor asistente de Radiología y autor principal del estudio. Las altas tasas de falla se deben, según el experto, a que, “generalmente, las prótesis se adaptan a cada paciente en la sala de operaciones y no antes”.

Por eso, razona Hirsch, “si se diseñaran prótesis con un ajuste más exacto, el procedimiento debería tener una mayor tasa de éxito”. Para probar su idea, el científico obtuvo imágenes TC del hueso medio de la cadena osicular de 3 cadáveres humanos y, con una impresora 3D, fabricó prótesis de resina que se endurecían a la exposición de luz láser ultravioleta.

Hirsch y su equipo pidieron a 4 cirujanos que relacionasen cada prótesis, de medidas únicas obtenidas mediante la TC, con el cuerpo al que pertenecían. “Las posibilidades de que acertar al azar eran de una entre 1.296”, asegura el autor; sin embargo, “los 4 cirujanos hicieron coincidir correctamente la prótesis con el hueso temporal correspondiente”.

Para Hirsch estos resultados sugieren que los escáneres TC disponibles comercialmente son capaces de detectar diferencias anatómicas significativas en los huesecillos del oído medio humano y que la tecnología 3D puede reproducir con precisión estas relaciones anatómicas en el espacio a un nivel submilimétrico.

Además, justifica, posibilitar a los cirujanos la percepción de las diferencias entre prótesis no solo aumenta la probabilidad de un ajuste apropiado, sino que también disminuye el tiempo quirúrgico. El siguiente paso en la investigación de la UMSOM será crear prótesis biocompatibles a través de un nuevo enfoque que combine la TC y la impresión 3D con células madre.