Según los expertos, los métodos radiográficos convencionales demostraron un procedimiento de diagnóstico más subjetivo en comparación con las imágenes de CBCT, por lo que concluyen que la tomografía es un método de examen más preciso que el convencional. El estudio se ha basado en el análisis de 20 pacientes con impactación unilateral o bilateral de los caninos superiores.

Los enfermos se sometieron a exámenes radiográficos mediante radiografías periapicales, radiografías oclusales, radiografías panorámicas y exploraciones con tomografía computarizada. Los investigadores explican que 3 ortodoncistas examinaron todos los rayos X de cada paciente y evaluaron las imágenes radiográficas de los caninos impactados.

Los expertos pidieron a los examinadores que detectaran una reabsorción en los dientes adyacentes y la posición bucal-palatina de los caninos impactados. El estudio señala que los examinadores llegaron a los mismos diagnósticos apoyados en las imágenes hechas por tomografía, mientras que las imágenes obtenidas con otros métodos eran menos precisas, y los diagnósticos variaron.

“Con respecto a la localización de los caninos impactados y la presencia o ausencia de reabsorción de raíz de los dientes adyacentes, las imágenes por tomografía muestran el problema con mayor claridad que las radiográficas convencionales”, apuntan los investigadores.

El estudio señala que, mientras que las radiografías panorámicas son más sensibles para detectar la reabsorción y la posición de los dientes, las imágenes oclusales y periapicales tienen una mayor especificidad y un valor predictivo positivo en las imágenes tomográficas.